Movimiento #BODYPOSITIVE

Este va a ser nuestro post más personal.

Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de afrontar este tema en el blog pero antes de empezar queremos dejar claro que no es un post para hablar ni de medidas ni de tallas. Es nuestra reflexión más sincera sobre todo lo que hemos aprendido durante estos 5 años y medio como dependientas en la tienda.

Pongámonos en antecedentes de forma oficial: el movimiento “body positive” nació en el 2007 con el objetivo de visibilizar la realidad sobre el cuerpo de la mujer y las múltiples bellezas resaltando que cada singularidad de nuestro cuerpo nos hace únicas.

Si nos remontamos atrás de forma más personal, las dos tenemos que admitir que más de una vez en nuestras vidas nos hemos quejado: que si la una tiene pecho, que si la otra cadera, que si kilo arriba o kilo abajo, que si la estatura, que si el pelo… muchas veces no fuimos demasiado amables con nuestros cuerpos.

Es normal, son etapas, y desde que tenemos uso de razón hemos estado influenciadas: publicidad y medios de comunicación; los cuales establecen ideales de belleza a los que “debemos parecernos” y nos bombardean con ellos cada día. Pero, ¿qué pasaría si dejásemos de querer ser como esos ideales? ¿Qué pasaría si en vez de perder tanto tiempo intentando cambiar nuestro físico dedicásemos cada minuto a aceptarnos tal y como somos? La respuesta es liberadora.

Desde que abrimos la tienda en 2014 cada día ha sido un aprendizaje en muchos aspectos, y también lo ha sido en nuestra forma de relacionarnos con nuestro propio cuerpo. Hemos vivido innumerables situaciones que nos han hecho darnos cuenta de lo poco importante que es la talla que utilizamos y lo mucho que lo es aceptarnos tal y como somos. Desaprender a fijarnos en lo que para una puede ser un defecto y que a otra le encanta. Es chocante estar detrás del mostrador y escuchar como una clienta preciosa se prueba una prenda y lo primero que hace al verse con ella es un comentario negativo sobre algún aspecto de su cuerpo. Lo es todavía más cuando vuelve a pasar, y como mantenemos conversaciones prácticamente a diario sobre el aspecto físico: este vestido me hace barriga, dame algo que me disimule, no quiero enseñar los brazos, que me tape las piernas…. Es cuando nos damos cuentao que, en la práctica, la mayoría de personas que entran en la tienda se quejan de alguna parte de sus cuerpos y cuando tomamos realmente conciencia de que es un problema social, de que estamos condicionadas y de que no podemos ser nosotras mismas. Frase tras frase nos damos cuenta del daño que todas llevamos dentro y de lo necesario que es cambiar la forma que tenemos de vernos.

Body Positive

De las cosas que más nos emocionaron en la tienda fue ser partícipes de conversaciones entre vosotras, en las que os decís lo bonitas que sois, en las que os animáis a valorar lo realmente importante y que nos llevan a plantearnos de forma clara: ¿Por qué en vez de fijarnos en lo que no nos gusta no probamos a valorar todo lo que nuestro cuerpo nos da?: nos permite movernos, a través de él sentimos, nos permite vivir.

Después de todas estas situaciones y conversaciones tenemos muy claro que no merece la pena perder más tiempo quejándonos, eso nos impide sentirnos bien.

Body Positive

Nos hemos dado cuenta de lo poco importante que es la talla que utilizamos y lo mucho que lo es aceptarnos tal y como somos. Desaprender a fijarnos en lo que para una puede ser un defecto y que a otra le encanta. Aprender a querer cada centímetro de nuestro continente.

Probemos a ver lo bonito, a apreciarlo, a aceptarnos y a disfrutar vistiéndonos para nosotras mismas, para sentirnos cómodas y a gusto, al margen de modas, de opiniones y de estereotipos.

Avanzaremos cuando entendamos que los cuerpos son sólo cuerpos y debemos disfrutarlos, no sufrirlos.

Creceremos como sociedad cuando desaparezcan los comentarios, por muy inofensivos que parezcan, sobre los cuerpos de las demás, cuando dejen de dañar nuestra autoestima con mensajes intentando modificarnos y cuando cada una de nosotras digamos BASTA: todas somos diferentes y no por ello más o menos que nadie.

Aprender a tratar a nuestro cuerpo con cariño debería ser una prioridad. Aceptémonos como somos. Ya es hora.

¿Conocías el movimiento body positive? ¿participas de él? ¡Nos encantaría conocer tu opinión!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.